Tips de fotografía: interpretación errónea del modo manual


Mucha gente dice que para ser profesional hay que disparar en modo manual. Debo decir que no estoy de acuerdo con esto, al menos en parte. Primero, porque eso es una generalización sin fundamento y no todos los profesionales disparan exclusivamente en modo manual y, segundo, porque el simple hecho de disparar en modo manual no convierte a nadie automáticamente en profesional (nótese el juego de conceptos).

Puesto de otra manera: la gente muy rica come en restaurantes muy caros, pero el simple hecho de que una persona coma en restaurantes muy caros no la convierte automáticamente en persona muy rica.

Pensar que se es profesional sólo porque se dispara en modo manual es tan distante de la realidad como creer que se es fotógrafo sólo por tener una cámara.

Entonces, lo primero que haré es aclarar que, fuera del modo manual, los otros modos de disparo de una cámara no son exactamente automáticos o, mejor dicho, no dependen únicamente de la cámara ni limitan al fotógrafo. Para comprender esto, habrá que explicar lo que son y lo que no son los demás modos de disparo.

La mayoría de las cámaras cuenta con cuatro modos de disparo: manual (M), prioridad de velocidad (S/Tv), prioridad de abertura (A/Av) y programa (P). Algunas, en especial las de gama baja, cuentan también con un modo totalmente automático (Auto).

Modo Automático (Auto)
En este modo de disparo, el sistema de la cámara analiza la escena a fotografiar y elige todo: el ISO, la velocidad, el diafragma y el modo de enfoque. Incluso, activa el flash cuando, según sus algoritmos, hace falta.

¿Para quién es este modo? Para quienes no saben qué buscan, no quieren o no saben controlar la exposición y prefieren dejar que la cámara se haga cargo de todo.

Los siguientes tres modos de disparo se basan en algoritmos muy complejos, producto de una tecnología avanzada difícil de rechazar. En el caso de Nikon, por ejemplo, en el momento mismo en que se oprime parcialmente el botón del obturador, el sistema de medición analiza la escena a fotografiar, compara las condiciones de iluminación (intensidad, color, contraste y distancia) con una biblioteca de 30 mil imágenes que se encuentra en la memoria de la cámara, y selecciona la mejor combinación velocidad-diafragma para esa escena. Otras marcas de cámara sólo calculan una especie de promedio de la luz de la escena  y proponen una combinación velocidad-diafragma que iguale ese promedio a un gris de 18 por ciento de reflectancia, pero eso es un asunto para otra publicación.

Modo Programa (P)
Parecería que éste es, también, un modo automático, pero no lo es exactamente. En este modo, el usuario elige el ISO y un modo de medición (matricial/evaluativo, ponderado al centro, puntual) y el sistema de la cámara propone una combinación velocidad-diafragma que, según sus algoritmos, pueda brindar una exposición correcta. Pero esta combinación es sólo una propuesta; el usuario cuenta con un par de opciones para modificarla si así lo desea.

La primera opción es que si, por ejemplo, el sistema propone 1/125 con f/11 y el usuario quiere usar 1/500 o un f/2.8, bastará con que haga girar la rueda de control de la cámara hasta que el valor correspondiente en la combinación propuesta cambie a donde lo necesita. El sistema se encargará de ajustar el otro valor.

La otra opción de ajuste es el botón de compensación de exposición (+/-). Si el usuario considera que la exposición propuesta por el sistema es mayor o menor a la deseada, puede, en todo momento, reducirla o aumentarla, en la mayoría de las cámaras, hasta en 3EV. En las cámaras de gama media y alta, hasta en 5EV. (Si no sabes qué es EV, ya empezamos con problemas.)

Como se puede ver, el usuario no tiene las manos atadas, como con el sistema automático. Aún puede controlar la exposición a su gusto, pero lo hace a partir de los valores prouestos.

¿Para quién es el modo Programa? Para quien debe estar listo para captar imágenes sin demora, pero que quiere mantener el control en todo momento, como los reporteros gráficos o los corresponsales de guerra.

Modo Prioridad de Abertura (A/Av)
En esta modalidad, el usuario elige el ISO, el modo de medición y un diafragma; el sistema de la cámara proporciona una velocidad adecuada para lograr una buena exposición con los parámetros elegidos. En esta modalidad, el usuario también puede hacer ajustes finos por medio de la compensación de exposición.

Las personas que buscan controlar la profundidad de campo sin tener que ocuparse de la velocidad de obturación encuentran muy útil este modo de disparo; por ejemplo, quienes hacen retrato o fotografía de paisaje. Como la combinación propuesta por la cámara podría implicar velocidades lentas, para poder mantener el diafragma elegido, conviene tener a la mano un tripié.

Modo Prioridad de Velocidad (S/Tv)
Este modo de disparo permite al usuario elegir el ISO, el modo de medición y la velocidad de obturación mientras la cámara proporciona un diafragma adecuado. Al igual que con los modos Programa y Prioridad de Abertura, en este modo existe la opción de afinar la exposición mediante la compensación.

Tener control sobre la velocidad sin tener que ocuparse del diafragma resulta útil para quienes hacen fotografía de deportes o de vida salvaje, o para quienes hacen fotografía de calle.

Modo Manual (M)
Este modo se usa, particularmente, cuando las condiciones de la toma permiten el tiempo suficiente para hacer los ajustes necesarios. El usuario elige todo: el ISO, el modo de enfoque, el modo de medición, una velocidad y un diafragma. Cabe mencionar que usar el modo manual sólo para hacer que el indicador del exposímetro llegue a cero es igual a dejar que la cámara elija los valores. Si yo elijo un diafragma f/11, por ejemplo, y luego muevo la velocidad hasta que el indicador llegue a cero, ¿qué está pasando? ¿Estoy eligiendo yo la velocidad? No. La está eligiendo la cámara. Yo sólo estoy dando vuelta a la rueda de control. Si elijo una velocidad, digamos, 1/250, y luego giro la rueda hasta que el indicador del exposímetro llegue a cero, ¿estoy eligiendo el diafragma? No. Le estoy haciendo caso a la cámara.

Entonces, ¿qué es disparar en modo manual?

Disparar en modo manual es tener y hacer uso consciente del control total de todas y cada una de las variables que se presentan en una toma, no sólo del modo de disparo. Aquí debemos entender el ISO, el balance de blancos, el contraste, la velocidad de obturación, el diafragma, el modo de enfoque, el modo de medición… Disparar en modo manual es decidirlo todo; es hacer que la cámara trabaje para uno.

En otras palabras, implica tener un concepto previo, un conocimiento profundo tanto de la luz como del equipo con que se cuenta y la capacidad para tomar decisiones que conduzcan a lograr el resultado esperado sin recurrir a la prueba y error. Y aquí vale la pena hacer una pausa importante. Cuando digo “el resultado esperado”, es porque todo fotógrafo debe tener una idea clara de lo que quiere lograr a fin de que pueda tomar las decisiones que lo conduzcan a ello. Si no tiene idea de lo que quiere lograr, es que ni es profesional, ni es fotógrafo, y bien podría dejarse de tonterías y disparar en automático.

Si te agradan los artículos que publicamos aquí, no olvides suscribirte al blog. Y si quieres tomar cursos de foto o de procesos digitales, ya sea presenciales o en línea, por favor, visita nuestra página web: www.iconofilia.com
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

¿Qué novedades presenta la Nikon D3300?

¿Para quién es la Nikon D750?

Nuevas cámaras en el mercado: Canon T6i/T6s