¿Necesito un sitio web?

Vamos a hacer esto muy rápido. ¿Tienes un servicio o producto que ofrecer? ¿Quieres que el mundo conozca tu obra artística, escultura, pintura, fotografía, etc.? ¿Tienes algo qué decir que consideras importante que el mundo entero vea? Si tu respuesta a estas preguntas es “no”, entonces, no, no necesitas un sitio web. Pero si tu respuesta a cualquiera de ellas fue “sí”, te invito a que sigas leyendo.
Empecemos por disipar algunas verdades a medias. Mucha gente cree que hoy el camino a seguir para anunciarse o mostrar nuestro trabajo es las redes sociales. En parte es cierto, pero sólo en parte. Si las “redes” no se usan precisamente como eso, como una red, se convierten simplemente en esfuerzos individuales prácticamente inútiles. ¿A qué me refiero con esto? Usemos una de las redes más populares para explicarlo: Facebook.
Digamos que tienes 1000 amigos en Facebook. Escribes una publicación y, según tu lógica, tus 1000 amigos podrán verla. Es más, como aparecerá en sus muros, no sólo tus 1000 amigos, sino también los amigos de tus amigos. Si imaginamos que cada uno de ellos tiene 1000 amigos, la misma lógica de hace rato nos hace pensar que al menos 1,000,000 de personas verán la publicación. Nada mal para promover un producto o servicio, ¿cierto? Pues no. Aquí es donde empieza la verdad a medias.
Primero, no todos tus amigos de Facebook siguen tus publicaciones. Algunos, sin que tú lo sepas, han dejado de seguirte, quizá porque se aburrieron de todas esas publicaciones bobas que compartiste al inicio. Quizá por otras razones. Eso es lo de menos. Lo importante es que de los 1000 amigos que tienes, tal vez sólo la mitad sigue tus publicaciones. Y lo mismo pasa con los amigos de tus amigos, así que en lugar de un millón de personas, como suponíamos, sólo serían como 250,000.
Segundo, Facebook no muestra tus publicaciones en los muros de todos tus amigos. En principio, y con el pretexto de librarte a ti de publicaciones indeseables, sólo pondrá las tuyas en los muros de aquellas personas con quienes mantienes interacción constante. Si sólo mantienes esta interacción con la mitad de los amigos que tienes, y sólo la mitad de ellos te sigue, en lugar de las 250,000 que vimos arriba, sólo verán tu publicación unas 62,500 personas.
Pero la cosa no para ahí, pues precisamente lo que vende Facebook es cobertura. Entonces, hará aparecer tu publicación sólo en los muros de un mínimo porcentaje de tus amigos. Quizá un diez por ciento. Así que de las 62,500 personas de arriba sólo verán tu publicación unas 625 y, según la estadística publicitaria mejor conocida, la del 1000/100/1, que nos dice que de cada mil personas que vean un anuncio, sólo cien se interesarán y sólo una comprará, en tu caso, tristemente, sólo 0.62 personas comprarán. Si quieres que más personas vean tus publicaciones, tienes que pagarle a Facebook.
 Ahora bien, volviendo al asunto de las redes sociales. Para que sea verdaderamente una red, debes tener cuentas en Pinterest, Instagram, Twitter, Tumblr, Google+, YouTube, etc., y publicar constantemente EN TODAS. Y en todas debes hacer el mismo cálculo que hicimos aquí con Facebook. Claro, no es fácil, por eso no todo mundo lo hace. Por eso las redes sociales no funcionan como uno lo desearía.
Pero, además, para que esas redes funcionen positivamente para ti, todas deben apuntar a un sitio web donde esté tu información: quién eres, qué vendes, dónde te ubicas, cómo se pueden poner en contacto contigo. Y aquí es donde encuentras la respuesta a la pregunta que dio inicio a este artículo: ¿Necesito un sitio web?
El sitio web, núcleo de las redes sociales, es tu carta de presentación más importante. Es donde la gente, tus clientes potenciales, realmente te ven. Y, claro, aquí es donde se dan cuenta qué tan profesional eres; qué tanto te importa tu presencia en la Internet. Aquí es donde esos sitios gratuitos que llevan dominios como: “tusitio.proveedorgratuito.com” te hacen ver mal.
Debes tener tu propio nombre de dominio, como: www.hectorulloa.com para que la gente te identifique. Tu sitio debe estar diseñado específicamente para ti, para el producto o servicio que vendes o que deseas que la gente conozca. Y esto no es necesariamente costoso. Te sugiero que investigues, que preguntes por ahí. Es muy probable que hayas estado desperdiciando magníficas oportunidades creyendo que ahorras unos pesos.

Finalmente, para que tu sitio web sea "encontrable", es decir, para que los buscadores como Google lo encuentren, es muy importante que tengas alguna estrategia SEO, pero eso requiere que te acerques a un experto en el tema. Por cierto, en esto del SEO hay que tener cuidado, porque hay muchos charlatanes que ofrecen el servicio sin tener idea de lo que hacen. La mayoría te recomienda usar campañas pagadas, pero en cuanto dejas de pagar tu sitio se "cae". Al final te sale "más caro el caldo que las albóndigas". Si quieres un buen servicio, que garantice resultados, yo recomiendo Knob Marketing. Puedes echarle un vistazo aquí: http://webmarketing-mx.com.
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

¿Qué novedades presenta la Nikon D3300?

¿Para quién es la Nikon D750?

¿Disparar en modo manual realmente te hace profesional?