Y, después de Lightroom, ¿qué?


Ahora que Adobe ha cambiado la jugada en cuanto a la forma en que es posible acceder a Lightroom, dejándolo sólo en el plan de renta mensual, muchos usuarios están considerando emigrar a alguna otra aplicación que les brinde resultados similares.
Yo he estado probando algunas opciones y me gustaría compartir con ustedes lo que he encontrado.
La pregunta que miles de usuarios se están haciendo en este momento es: y después de Lightroom, ¿qué?
Para quienes apenas empiezan en el mundo de la posproducción de imágenes digitales, la respuesta es sencilla: cualquier aplicación en buena. Pero para quienes llevamos ya algunos años revelando nuestros archivos RAW con Lightroom, la respuesta no es tan sencilla. Cualquier aplicación alternativa deberá igualar, si no es que exceder, las capacidades de Lightroom para que sea una verdadera opción.
Lo primero que nos llega a la mente es el precio. Adobe cobra US$10 al mes (alrededor de $200 pesos mexicanos) por una suscripción que incluye Lightroom y Photoshop. No está mal, pues se trata de una mancuerna que muchos fotógrafos usamos con frecuencia. Además, por ese mismo precio se tiene siempre la versión más reciente de ambas aplicaciones, más algunos extras que han agregado recientemente, como Adobe Portfolio, un espacio para que subas y compartas tus fotos (parecido a Flickr) y Adobe Spark, un servicio en línea para crear gráficos, sitios web y animaciones, todo muy sencillo y a partir de plantillas. En el caso de Adobe Spark, aparece siempre el logo de Spark; si quieres que aparezca el tuyo, te cuesta, también, US$10 al mes. Así que nada es gratis en esta vida.
En la publicación anterior ya había mencionado esto, pero creo que vale la pena repetirlo. La nueva versión requiere que todos los archivos de imagen que queramos trabajar estén alojados en la nube. ¿En cuál nube? En la de ellos, por supuesto. Para que nos demos una idea de cómo funciona, Adobe nos “regala” 20GB de almacenamiento. Si eso no nos alcanza—conozco a varios fotógrafos cuya fototeca excede los 2 TB—también nos ofrece 3 planes posibles: 1) el usual, que incluye Lightroom Classic y Photoshop, ahora con Lightroom CC y 20GB de almacenamiento por US$10 al mes; 2) Lightroom CC + 1TB de almacenamiento por US$10 al mes, pero sin Photoshop; o 3) Lightroom Classic + Lightroom CC + Photoshop + 1TB de almacenamiento por US$20 al mes. De ahí en delante, cada TB adicional cuesta otros US$10 al mes en cualquier plan.
Y, ¿qué pasa si sólo quiero usar Photoshop? Te conviene pagar la suscripción que incluye Lightroom, porque Photoshop, como aplicación única, cuesta US$20 al mes. Lo mismo cuesta usar sólo Illustrator o Dreamweaver o InDesign, etc.
Ahora bien, lo que preocupa a quienes estamos considerando emigrar no sólo es el precio, sino que hace apenas unos meses, Adobe había prometido que mantendría siempre una versión para venta en un solo pago, es decir, LR 6, y ahora resulta que siempre no. Ahora promete que mantendrá lo que ellos llaman Lightroom Classic, o sea, el LR que todos conocemos, y que la nueva versión, llamada Lightroom CC, es sólo opcional. ¿Debemos creerles? Como no cumplieron su promesa anterior, quizá no. Además, ¿qué pasa si una vez que estén todos nuestros archivos en su nube deciden subir los precios? Por eso mucha gente está pensando en emigrar.
¿Qué opciones hay y cuánto cuestan?
Entre las aplicaciones que he probado están Affinity Photo de Serif Labs (que ya compré), Luminar de Macphun (±MX$1,200), OnOne Photo Raw de OnOne Software (±MX$2,400), CaptureOne Pro de PhaseOne (±MX7,400), RawTherapee (gratis, Mac y Windows) y Darktable (gratis, Mac y Windows). En todas estas aplicaciones revelé las mismas imágenes con el fin de comparar los distintos flujos de trabajo.
De ellas, las que más me han gustado han sido Affinity Photo y OnOne Photo Raw. 
Photo Raw se parece mucho a Lightroom, no sólo en la interfaz, sino en la forma de trabajar, y los resultados me han parecido excelentes. Sobre todo me ha gustado que, al igual que con Lightroom, no es necesario guardar los cambios. Para quien viene de Lightroom, no será un problema emigrar a esta aplicación. OnOne Software ha publicado que esta aplicación también tendrá un módulo para la administración de imágenes, pero no ha salido aún.
Affinity Photo requiere un poco más de esfuerzo. La interfaz no se parece tanto a Lightroom, pero tiene ventajas sobre las demás aplicaciones; la principal de ellas es que se trata de una especie de mezcla entre Lightroom y Photoshop. Es decir, se puede hacer ediciones mucho más avanzadas dentro de la misma aplicación. Un detalle que no me gusta mucho es que Affinity guarda un archivo distinto cada vez que se hace ajustes a una imagen. Para la administración de imágenes con esta aplicación se debe confiar en el sistema operativo.
CaptureOne es realmente fantástica, muy profesional y poderosa, pero el precio la deja muy fuera del presupuesto de la mayoría.
Luminar es sencilla de usar, con muchos ajustes preestablecidos, cosa que a un principiante le vendrá de maravilla. Los resultados obtenidos están a la par con Lightroom, pero la forma de trabajar es algo distinta. Se requeriría un tiempo para acostumbrarse a ella. Luminar tampoco tiene manera de administrar los archivos, pero Macphun asegura que pronto la tendrá.
Darktable es una aplicación difícil de usar, con muchas fallas y carencias, aunque una vez que se le encuentra el modo, puede servir para salir del paso. La interfaz imita bastante bien a Lightroom, pero la forma de trabajar es muy diferente. En la versión que usé, nunca pude cerrar la ventana para que cupiera en la pantalla de mi computadora.
RawTherapee es mucho más complicada, con muchos más controles y escasa relación con la interfaz de Lightroom. Es una herramienta poderosa, pero requerirá un buen rato de aprendizaje para dominarla.
También probé ACDSee, una aplicación que sí incluye la administración de archivos digitales (DAM), como Lightroom, pero como aún está en fase beta, no considero que valga la pena incluir aquí los resultados.
Finalmente, por ahí existe Corel Photo Paint, pero sólo se puede adquirir como parte de la Corel Graphic Suite por MX$11,045 y, la verdad, Corel Draw dejó de ser una herramienta interesante allá por 1990, así que ni siquiera la consideré como opción. Sí, quizá soy prejuicioso, pero por algo Corel prácticamente desapareció de los despachos de diseño.
En conclusión, tal como lo dije líneas atrás, para mí, las mejores opciones hasta este momento son Affinity Photo (a pesar de que guarda las imágenes trabajadas en un archivo aparte) y OnOne Photo Raw. Sería bueno conocer sus opiniones al respecto.

Para más información sobre mí y lo que hago, te invito a seguirme en Facebook (www.facebook.com/iconofilia), YouTube (www.youtube.com/iconofilia) o Twitter (@Iconofilia).
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

¿Qué novedades presenta la Nikon D3300?

¿Para quién es la Nikon D750?

¿Disparar en modo manual realmente te hace profesional?