¿Qué está sucediendo con YouTube?


Hace algunos años, cuando YouTube apenas empezaba, descubrí un mundo maravilloso en el que los tutoriales ocupaban un lugar preponderante. Me sorprendía la cantidad de cosas interesantes que podía uno aprender ahí. Pero junto con lo bueno viene siempre algo de basura—¿acaso una botana sabrosa no incluye siempre una bolsa de material plástico, no biodegradable, que acaba contaminando la tierra y los mares?—y más temprano que tarde, la plataforma empezó a llenarse de videos inútiles, si bien, entretenidos para algunos.

Al hacerse virales, esos videos mostraron el potencial para servir como base para fuertes campañas publicitarias sin invertir un centavo más allá de mantener la plataforma. La producción de videos basura se disparó. Pero eso no es el problema. El problema es que también surgieron otras formas de hacer dinero con los videos publicados. Hay vínculos afiliados, anuncios que aparecen antes, durante o después del video y vínculos a otros videos supuestamente relacionados con lo que a nosotros nos interesa. Pero la peor parte es que también han surgido video conocidos como “click bait” (carnada para clics), es decir, videos con títulos que suenan muy interesantes, pero que terminan siendo basura total.

Por otra parte, las personas que hacían videos interesantes empezaron a hacer videos simplemente por aumentar la producción y su base de seguidores, porque ahora se puede ganar dinero con YouTube, y para ello es necesario tener más de diez mil suscriptores. Entonces, esos videos también disminuyeron en contenido de calidad. Con el tiempo fui cancelando mi suscripción a los canales que tomaron el camino de la cantidad.

Hoy es cada vez más difícil encontrar buenos videos con tutoriales. No sólo porque los productores hayan optado por cambiar calidad por cantidad, sino también porque hay mucha gente allá afuera que, atraída por la posibilidad de ganar algún dinero, ha empezado a producir videos sin contar con el conocimiento ni la experiencia necesarios y a ofrecerlos como si se tratara de un trabajo profesional. Lamentablemente, la plataforma no se hace responsable de la veracidad o confiabilidad de los contenidos, así que podemos esperar que en lo futuro seguiremos viendo cada vez más basura. Triste, pero cierto.

Aún así, hay algunos canales que vale la pena seguir, al menos en el ámbito que a mí me interesa, que es la fotografía. La mayoría están en inglés (que no es un problema para mí, pero para mucha gente deseosa de aprender, sí), con uno que otro en español que realmente valga la pena, a pesar de que una buena parte de la población del mundo es de habla hispana.

Y, aclaro, no es un problema de la plataforma. YouTube sigue siendo genial. El problema radica en la falta de seriedad y ética de quienes suben los videos. Actualmente, cualquiera con la mínima capacidad para hacer videos ya se siente productor y busca sus cinco minutos de fama.

Debo decir que yo también he subido algunos tutoriales a mi canal de YouTube (www.youtube.com/iconofilia), pero no han sido muchos y, creo, no han sido malos. Quizá, ante la cada vez mayor ausencia de material de calidad, éste sea el momento para hacerlo y compartir con todos lo que he tenido al fortuna de aprender. Si tienen alguna sugerencia, en los temas de fotografía, Lightroom, Photoshop, etc., por favor, déjenla en los comentarios. Veré la manera de darles curso.
Post a Comment

Popular posts from this blog

¿Qué son los valores de exposición (EV) y para qué nos sirven?

¿Para quién es la Nikon D750?

¿Qué novedades presenta la Nikon D3300?